martes, 21 de noviembre de 2017

GRACIAS, IRENE F. GARZA



Para un autor como yo, autopublicado (sí, ¿qué pasa? ¿Algún problema? Pues eso), cada venta de un libro mío es un pequeño triunfo, una pequeña victoria que, si bien no sirve para ganar una guerra, sí que dota de munición suficiente para seguir atrincherado con opciones de ganar la batalla final por la supervivencia literaria.
Escribimos porque nos apasiona, porque tenemos un montón de historias metidas en la cabeza que necesitamos poner sobre el papel, o reflejar en la pantalla del ordenador, y porque ansiamos, necesitamos publicarlas para que otros las lean, y de este modo poder provocarles todo el torrente de emociones que éstas encierran.
Cuando alguien compra un libro tuyo, lo que más deseas es recibir su impresión acerca de lo que ha leído: si le ha gustado, si ha disfrutado con tus escritos, si le ha merecido la pena la inversión. Y cuando la respuesta es positiva, no puedes evitar acordarte de las horas y horas que le has dedicado a cada libro, la de horas que le has robado al sueño porque una historia no terminaba de coger forma en tu cabeza, o porque intuías que aún faltaba algo para redondear esa historia que te traías entre manos y que se te resistía o que había cosas que no te convencían del todo y que necesitabas pulir hasta quedar convencido al cien por cien.
Y cuando una lectora, alguien como Irene F. Garza, escribe cosas tan bonitas como las que ha escrito en su blog La Quimera acerca de lo que le ha parecido la lectura de mis libros, uno sólo puede estarle agradecido por su generosidad, su honestidad, su apasionado carácter y su valentía a la hora de apostar por un escritor autopublicado como yo.

Amigos, amigas, haceos un favor y visitad el blog de Irene F. Garza. Se llama LaQuimera. En él encontraréis historias, cuentos, relatos o piezas cortas, todo ello impregnado por el alma sensible de una mujer que da lo mejor de sí en cada cosa que escribe. 
Y además, he de añadir, porque me consta, y quienes la conocéis y la tratáis estaréis totalmente de acuerdo conmigo, que Irene es una de las chicas más generosas que te podrás encontrar en la blogosfera, siempre dispuesta a compartir y difundir no sólo sus letras sino la de todos aquellos que llaman su atención. 
Me siento afortunado de ser uno de esos beneficiarios de su generosidad.
Por todo ello, sólo me nace decir: ¡Gracias, Irene! ¡Gracias, chiquilla!

Si queréis leer adelantos totalmente gratuitos de mis dos libros publicados, pinchad en los siguientes enlaces:

Para leer ABSURDAMENTE Vol. 1 pincha aquí
Para leer ABSURDAMENTE Vol. 2 pincha aquí

Para comprar mis libros,  pinchad aquí

Un abrazo.



10 comentarios:

  1. ¡Qué bonito, Pedro! :)
    Mil gracias, me emociona lo que dices de mí, me valoras demasiado y no es para tanto, ¡palabra! ;) Me alegra de verdad que te haya gustado, pero es solo la esencia de lo que tus escritos dejaron en mí, así que deberíamos agradecérselo a ellos y sobre todo a ti, su autor.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al César lo que es del César, y a Irene lo que es de Irene. Y bien merecido que lo tienes. Estoy absolutamente convencido de no ser el único que piensa así de ti. Eres generosa, y esto no sólo lo digo por haber comprado un par de ejemplares de mis libros (lo cual te agradezco de todo corazón). Sólo hay que leer los comentarios que te dejan quienes visitan tu blog a diario y dejan sus impresiones en él. Como te dije una vez en privado: "transmites buen rollo", y eso, amiga mía, no es moneda común en este mundo tan extraño y difícil que nos ha tocado vivir.

      Tengo la gran suerte de poder decir que conozco y trato con asiduidad a la gran mayoría de las personas que han comprado mis libros. Para todos ellos sólo tengo palabras de gratitud, y por eso decidí crear en su día esa galería de AMIGOS Y LECTORES donde voy colgando las fotos que me envían sumándose a esta simpática iniciativa que promoví con la primera venta oficial de uno de mis libros, en el verano de 2015. Me alegra contarte entre esos amigos y lectores.

      Por cierto, acabo de subir tu foto. Ya perteneces oficialmente al club. Enhorabuena, y gracias. : )

      Otro beso enorme para ti también, Irene. ; )

      Eliminar
  2. Qué bonito, chicos. Me encantan estas declaraciones de amor (literario, que conste) entre compañeros escritores. Los dos sois muy buenos, en todos los sentidos.
    Y por si fuera poco, Pedro, te ha quedado de maravilla ese pareado del principio de tu comentario: a Irene lo que es de Irene, que bien merecido lo tiene. Pedazo de poeta, jajaja
    Un abrazo; bueno, que sean dos. Y haz el favor, Pedro, de no quedártelos los dos. Hay que saber compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Josep.

      Hay amores que matan, es cierto. Pero hay otros que, sin llegar a ser románticos, sí que tienen mucho de confraternización, de afecto y solidaridad entre un grupo de personas afines. Y esa es la clase de amor que siento por mis lectores, a los que tengo la suerte de conocer y tratar en su mayoría, pues nuestros caminos se encontraron gracias a este nexo que es mi blog.

      Tú ya lo conoces, Josep, porque eres un asiduo de este rinconcito, y sabes lo capullo que puede llegar a ser mi blog; pero eso no quita para que le reconozca el mérito de haberme puesto en contacto con personas desde los más alejados rincones del planeta, y que, de otro modo, difícilmente habría llegado a conocer o tratar.

      Pero antes de que se me suba a la parra -que lo hará, no me cabe duda-, he de decir que yo también me siento en parte responsable del cariño y el aprecio cosechado, pues no son pocas las horas de duro trabajo y dedicación que hay aquí invertidas (bien lo sabes tú por tu propia experiencia como bloguero de éxito, lo que cuesta seguir en la brecha semana tras semana cuando llevas años imbuido en la misma rutina).

      Alguien decía que la clave del éxito es un 10% de talento y un 90% de trabajo duro. No seré yo quien discuta tales cifras, pero sí que estoy de acuerdo en la proporción: el talento si no se trabaja no sirve de nada. Hay que trabajar duro, todos los días, con determinación y empeño, para poder ofrecer algo de calidad que consiga seducir a un público cada vez más harto de "lo mismo de siempre".

      Uf, menudo panfleto me ha quedado, ¿no? ¿Se nota que estoy muy metido en mi novela y se me están pegando todas las manías de los escritores huraños y ermitaños? Tengo que salir más de casa. :P

      Un abrazo, Josep. Y quédate tranquilo, le haré llegar a Irene la parte de tu abrazo que le corresponde. ¡Faltaría más! A Irene lo que es de Irene, que bien merecido se lo tiene. Por supuestísimo. Saludos, amigo. : )

      Eliminar
  3. Uf, cuánto amor se respira por aquí. Si me descuido creo que voy a quedar preñado jaja Me alegra tu alegría, Pedro!

    Saludos salados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que amor es agradecimiento, Julio David. Por todas y cada una de las personas que en su día decidieron ir un paso más allá y comprar alguno de mis dos libros publicados hasta el momento. Escribimos porque nos gusta, nos apasiona; publicamos en blogs porque necesitamos, ansiamos ser leídos; editamos libros porque queremos vivir de escribir. Y con cada libro que vendes, aunque sólo sea uno, sientes que todo el trabajo y el esfuerzo que hay detrás y que no se ve, realmente ha merecido la pena.

      Gracias por pasarte y comentar, Julio David. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Saludos a todos. Estaba escribiendo el comentario,cuando por arte de magia ha desaparecido. ¿Dónde habrá ido a parar, el pobrecillo?
    En él os decía que me gusta vuestro sentido del humor y que lo considero muy necesario para la salud.
    Soy muy nueva en las redes, una total desconocida, diría yo, pero ya he tenido la suerte de "conocer sin conocer" a algún que otro ángel que me va guiando.
    Gracias Pedro, por tus escritos y por tu gran corazón. Gracias a todos por vuestros comentarios cargados de cariño, agradecimiento y humor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ana.

      Seguramente ese comentario primerizo se habrá ido al limbo de los comentarios; porque, en este mundo paralelo de la red de redes, también hay Cielo e Infierno (y hasta profetas del desastre que no cesan de advertir del Fin de la Literatura). :P

      Si te gusta el humor hasta el punto de considerarlo necesario para la salud eso quiere decir que eres una persona inquieta, curiosa, crítica, y eso demuestra inteligencia.

      En cuanto a lo de ser muy nueva en la redes, todos lo hemos sido al principio; y todo se nos hacía un mundo (eso sí, virtual), y nos veíamos perdidos y desorientados; hasta que poquito a poco vas dando pasitos y conociendo a gente, y leyendo blogs de otros y comentando en ellos, y con algunos consigues conectar y con otros no; vamos, que no difiere mucho del mundo real cuando llegas a un barrio nuevo o a un colegio nuevo. Al principio no conoces a nadie, y te cuesta relacionarte. Pero un día te acercas a alguien y ese alguien te introduce en su grupo de amigos, y empiezas a interactuar, a abrirte, a ser más tú, y con algunas personas conectas y con otras no. Pues esto es lo mismo. Te invito a que dentro de un año eches la vista atrás y compares tu situación futura con la actual. Seguro que notarás grandes diferencias. Ya lo verás.

      Gracias a ti por leer y por comentar. Los blogs se alimentan de visitas y comentarios; son su gasolina. Sin estas dos cosas dejarían de funcionar. Así que, cada vez que visitas un blog y comentas en él, le das un empujoncito para que siga andando por la gran autopista de la blogosfera.

      ¿De verdad piensas que tengo un gran corazón? ¿Crees que debería ir a ver a un cardiólogo? Vaya, me has dejado preocupado. Si no tenía suficiente con mis dolores de espalda... :P

      Un abrazo, Ana. Y sigue dando pasitos. Sé tú. Y, sobre todo, disfruta del trayecto.

      Eliminar
  5. Jajajaja! Eres la leche! Da casi igual leer las entradas de tu blog que las respuestas a los comentarios, siempre acabo riendo.
    Gracias Pedrooooooooo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tan blanco me ves? Es cierto que hace tiempo que no voy a la playa. En realidad, no voy nunca. No me gusta mucho. Y eso que la tengo prácticamente al lado. En fin, igual me convendría darme un par de sesiones de rayos uva. Gracias por el aviso, Ana. ; )

      Eliminar